lunes, 11 de julio de 2011

Adictos a la escritura: Proyecto de Julio "Cumpleaños".

Como parte de mi incursión al proyecto de Adictos a la escritura, publico este texto siendo la primera actividad, de la que soy participe. Confieso que apenas y quedé en el margen de páginas y bueno, el texto, llegó para quedarse en mi corazón. Desde mi pequeño sitio digo: ¡Muchas felicidades por este grandioso aniversario a Adictos a la escritura! a sus líderes y a sus miembros, espero que este sea uno de tantos momentos que pueda vivir a su lado.


11 de Julio del 2011.

Por mucho tiempo pensé en llegar a plasmar este día en ti, querido diario, lo juro, pensé en como sería, hasta lo soñé. Lo repasé cientos de veces, leí y releí la lista de invitadas, imaginé que diálogos tendría con ellas, repasé los bocadillos y la bebida que habría, calculé si sería suficiente, pero se me olvidó una cosa, quizá la más importante: por mucho que se ensaye, en una fiesta de cumpleaños, como en la vida en general, nunca sucede lo que se planea, lo que se contempla o desea.

La cita fue a las 7 de la noche, como estudiantes de la academia para chicas “San Patricio”, esto consideraba un horario “maduro”, pero claro, sólo en comparación con los festejos del Kindergarten. Pues resulta que dieron las 8:30 y ninguna chica aparecía, derrotada, me dispuse a recoger las serpentinas, que lastimosamente me había empeñado en colocar por doquier. De pronto, se escuchó un claxon, dos y luego tres; muchos golpes en la puerta y no me pude contener, corrí a abrir; enfebrecida, no me percaté de la estampida que ingresaba a mi casa, tanto chicas como chicos de edades varias, aparecían sin parar.

Todo fue caos, por un momento tuve mareos constantes, vi mil manos tocando el amado reproductor musical de papá, en segundos, todos crearon un ambiente frenético; intenté esconder las cosas valiosas de mamá, pero la idea salió de mi cabeza cuando mi amiga Glory me apañó, con un gran abrazo me anunció su llegada, agradeció dejarla haber invitado a los chicos de la universidad, en que estudiaba su hermano Sam, y antes de internarse en la muchedumbre bailarina, dijo que a nuestra academia ya le faltaba esa “diversión”.

Unos se besaban por aquí, otros bebían y se contorsionaban por allá, Glory se dedicó a coquetear con unos tipos rudos, y de un momento a otro su hermano Sam llegó, con un rostro nervioso, que me hizo pensar que no había estado de acuerdo con Glory, al invitar a los chicos de la universidad, así que no tardaron en tener una discusión. Tras el ajetreo me frustré, pues la que menos estaba disfrutando de todo, era yo, se suponía que era mi cumpleaños, 16 para ser exactos.

¿Pero cómo se me había podido olvidar? Nunca había tenido un cumpleaños normal, en mi corta vida ya me había pasado de todo: a los 10, mi padre nos llevó a esquiar a Colorado, me rompí una pierna y tuve que permanecer con un yeso enorme, hasta mucho tiempo después de volver a casa. A los 12, mi madre invitó a sus amigas y todas se embriagaron, me vomitó encima y tuve que dormir en el sofá para ser “amable” con ellas. El premio lo había obtenido el cumpleaños número 14, donde mis “amigas” de aquel entonces, organizaron una fiesta de disfraces y la única que asistió disfrazada fui yo ¡patético! Es mejor, diario, no decirte de que iba vestida, que bueno que comencé a escribirte hace tan solo un año, momento en que no festejé absolutamente nada, tal vez debió ser así, este año debí quedarme a dormir, pero no, mi cerebro bloqueó todo recuerdo horroroso y lo convirtió en ilusión.

Agotada por el barullo, subí a mi habitación y me senté largo rato en el piso, junto a la cama, la puerta se abrió un poco, mientras Sam, el hermano de Glory, se asomó.

- Luna ¿Puedo pasar? - dijo él con un poco de pena.
- Si no tienes a donde ir, por supuesto - dije yo, un tanto grosera, volviendo la mirada hacia abajo. Indeciso pasó y cerró la puerta, se sentó a mi lado y miró de igual forma hacia abajo.
- Toma - giré la cabeza en su dirección, me ofrecía un vaso - es soda - agregó.
- Gracias - lo tomé y le di un gran trago, imaginándome una cerveza.
- ¿Por qué no estás allá abajo? - preguntó como si fuera algo casual.
- ¿Debería? Todos parecen estar divirtiéndose - dije con una seguridad fingida.
- Tu no, y eso que es tu cumpleaños - dijo en un tono confiado.
- ¡¿En serio?! - pregunté con sarcasmo.
- Toma - Sam extendió su mano derecha muy cerca de mi rostro, en su palma tenía un pequeño paquete blanco - Glory me dijo que te lo diera - prosiguió - Aunque la verdad es que ella me encargó algo para ti y yo elegí esto, quizá esté tan ocupada, tanto para atender a su amiga, como para escuchar a su hermano - puntualizó y obtuvo mi primer sonrisa sincera del día.
- ¿Qué es? - me puse en cuclillas, interesada.
- Descúbrelo por ti misma, pensé que te gustaría - confesó con una mueca de simpatía. Sam tenía más de 20 y aunque intentaba cuidar de Glory, no lo lograba, aún así, nunca se doblegaba. Era de una constitución muy fuerte, moreno, de cabello quebrado y ojos miel, como los de Glory, sólo que más amables.

Desenvolví la pequeña caja, adentro, aguardaba un listón oscuro, adornado con un dije de una piedra entre azul y blanca.

- Es una piedra Yue, lo que en China significa, que te estoy regalando una Luna en miniatura - aclaró. Extendí las manos hacía Sam y nos dimos un fuerte abrazo.
- Gracias - le dije, y la verdad es que nadie me había hecho un regalo tan especial. Lo acepto, me emocioné, por eso el abrazo, querido diario.

- ¿Estás llorando? - me cuestionó Sam preocupado, aún en pleno abrazo.
- Lo siento, es que eres muy amable - dije soltándole y limpiando mi rostro con el dorso de la mano izquierda.
- No tienes porque sentirlo, me alegra que te gustara tanto - miré a Sam directamente a los ojos, se había quedado serio por un momento y yo también, no sabía como actuar a continuación, entonces, mi mirada se posó sobre sus labios y no entendí porque me atrajeron tanto. Con un estrépito, la puerta se abrió.

- Oh aquí estaban - dijo Glory tambaleándose, digamos que un tanto ebria, miró hacia mis manos, que apretaban la piedra Yue - ¡Y ya recibiste mi regalo! - asimiló Glory, al tiempo que me tomaba por el brazo fuertemente y me arrastraba escaleras abajo.

La última imagen que tuve de aquel momento con Sam, fue acerca de su mirada ¿era fastidio o frustración? No lo sabría. Querido diario, la “fiesta” ha terminado, estoy demasiado cansada, como para recoger el desastre. Aunque realmente no hice nada, me siento extraña, desde su partida, algo se agita en mi estomago, es como una pequeña punzada, aunque exactamente no sé lo que es, sólo siento que sigue aquí, insistente, y que me trae por intervalos irregulares, la imagen de Sam, la piedra Yue y otro año que se va.


Escrito por Luna MacGowan.

16 comentarios:

  1. los cumpleaños no son nunca como esperamos, aunque a ella no le fue tan mal después de todo... si no les hubiera interrumpido la amiga...

    ResponderEliminar
  2. Está muy bien escrito y la historia esta bien, nunca nada es ni absolutamente perfecto ni totalmente horroroso ^^

    Un besitoo!

    ResponderEliminar
  3. Las cosas de la vida, momento inolvidables para bien o para mal, siempre son únicos:D

    Un beso enooorme ^^

    ResponderEliminar
  4. Qué amiga tan fastidiosa, pero como bien se dice, los buenos ratos duran poco.

    ¡Abrazos! ;)

    ResponderEliminar
  5. Me alegra que te hayas sumado a Adictos!!
    Me gustó tu texto, es muy tierno. Sólo te sugeriría revisar la puntuación.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todas por pasarse a comentar, querida Maga, muchas gracias por la observación, pero he de confesarte que estuve revisando y corrigiendo mucho el texto y creo que ha llegado a mi límite de comprensión, entonces ya no me veo en la posibilidad de hallar más errores, agradecería que fueras más específica, para de este modo corregir y aprender claro.

    ResponderEliminar
  7. Al final su cumpleaños no fue tan desastre...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Que lindo relato, me encantó. También el mío ha sido mi primera participación.
    Me enamoré de Sam ehh!!

    Un gusto leerte!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Que lindo detalle el de la piedra de Yue, justo averigüe algo sobre ella por accidente. Linda participación n.n Lamentablemente nada se puede planear porque las cosas no salen tal y cual las planeamos n.n

    Bienvenida!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Bueno, al menos ese cumpleaños no resultó malo del todo, comparado con los otros. Bienenida al grupo con tu primera narración. Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay, pero que ternura!
    Un obsequio peculiar, y no precisamente Yue... n_n

    Ahora, esas amigas... requieren una regañadita gentil, que conste.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta lo de la piedra Yue, es chulísimo cuando le dice que es como si le regalara un trocito de luna. Me ha gustado mucho, lástima que la hermana los interrumpiera, jejeje. Besossss

    ResponderEliminar
  13. Encontrando el primer amor en la fiesta de cumpleaños que no disfrutó nada de nada, bueno sí, pero no del festin precisamente jaja. Excelente relato. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  14. Para ser tu prime trabajo Athena, quiero darte un abrazo por darnos un regalo tan lindo descrito con las palabras sinceras y bellas de tu protagonista, Luna.

    Como había dicho en otro texto, ningún cumpleaños es bueno ni malo. Lo importante es que sea como sea los disfrutes, porque estás vivo.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  15. Hay ocasiones en que cabe considerar la celebración del día después... o de cualquier otro día estando cerca de la persona adecuada. Buena historia, Athena. Saludos de un nuevo seguidor.

    ResponderEliminar
  16. Hola guapa!, k tal llevamos el comienzo d semana?, espero k muuuy bien, jejeje. Decirte k Déborah t comentaba eso x k en los últimos párrafos d tu relato ponías esto:

    -En nombre de todos los Iniciados, Intermedios y Patrones, te nombró Máxima patrocinadora -dijo Baal entregándole una medalla, que en realidad era su amuleto, reparado y mejorado por el profesor Augustus. A Susana se le escaparon unas cuantas lágrimas, pesadas y cálidas, que Alex no dudo en limpiar con el dorso de la mano.

    Y como ves, Baal no podría entregarle esa medalla si ya estaba muerto... creo k lo k pasa es k t confundiste y kisiste poner Alex en vez del nombre del demonio... si es asi y hay k modificarlo, hazmelo saber.

    Un besazo guapa y aunque ya te las di, te doy d nuevo las gracias por participar en el reto. Muak!!!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails